DIMENSIONES DEL SER (cap. 2): el tiempo para estar contigo mismo

Hace tiempo, procure hacer una introducción al concepto de iceberg.  Para ver de forma resumida y gráfica, las dimensiones de la persona. Cómo funciona El ser humano cuando se pone en acción para obtener resultados.

Te invito a que practiques un momento de reflexión, tomate unos minutos para ti. Si no puedes ahora, déjalo y vuelve cuando te sea posible. Es un ejercicio sencillo, que recomiendo “hacerlo” mucho mejor que solo leerlo.

Ok, avancemos. Inicialmente prueba con unos minutos. Para incorporar la mecánica, luego más. Primer Objetivo: que te escuches.

  • Aquí sería bueno que mientras lees, respires profundo y… conscientemente ve soltando el aire…. Si, así. Con tranquilidad y mucho más despacio, digamos a la mitad de velocidad que empleaste para inspirar y llenar los pulmones. Es muy fácil y una herramienta básica e inicial de relajación.

 

  • El objetivo es simple y único, que te sitúes en un momento de tranquilidad….. Ja!, a que es más sencillo de lo que te imaginas, digo, ponerte en situación.

Pues vamos, avancemos. Sigue así, presta atención a tu respiración…. Una, dos, tres, cuatro, cinco veces….Y…. Ahora a lo primero que se te ocurra……

 

¿Qué es lo primero que se te vino a la cabeza?

Esta idea que te vino a la cabeza, puede ser un punto de inicio que utilizaremos para el trabajo que te propongo. Identificar cuestiones que son importantes para ti y como trabajamos con estas.

Que tal, ¿funciona? …. Vamos hazlo! esquiva la pereza, sígueme la corriente y prueba. Ok?

 

Vamos al trapo. Prefiero evitar hablar mucho y si orientarte con pasos sencillos al ejercicio que te propongo:

  • Si ya tienes un tema, idea o cosa que se vino a tu mente, sigamos.
  • Sigamos, no nos vayamos de la situación, déjate llevar por la respiración relajada y piensa nuevamente en como TU te ves en cuanto al tema o asunto que se te haya venido a la cabeza en este primer ejercicio que te propongo.

Este momento es tuyo, presta atención a lo que TE ESTAS diciendo. De eso se trata, que hables contigo sin ruido ni distracciones externas.

 

¿Te has oído? Si es así, que es lo que más resuena en tu cabeza…….. No hace falta tomar nota. Solo detente un segundo en ello e identifica las cosas que resuenan en tu mente. (Que se reiteran o salen inmediatamente al focalizarlo en tu idea inicial).

 

En este post, procuro orientarte un paso más en el proceso de retrospección.

Siempre útil sea cual sea tu ocupación; y sumamente necesario para aprovechar tu tiempo.

Confío en que te sea práctico. (Si no me lo dices, please)

 

Sigamos trabajando en esta línea inicial. Segundo Objetivo: pensar en que te entusiasma, que deseas, o que te preocupa, cómo te ves ti mismo.

 

La finalidad de este ejercicio: evolucionar a través del propio descubrimiento personal.

Como: aprovechando el momento de auto-análisis e incorporando nuevas prácticas.

Detalle: ¡vamos! Sé que al principio cuesta sentarnos a conversar con nosotros….

 

Quizás porque creemos que no sirve de nada, que es una pérdida de tiempo o incluso que estamos locos ….. Que no sepamos cómo hacerlo….  Aunque también puede ser porque tememos lo que podamos decirnos a la cara….

Es curioso, pero esto suele pasar con mucha frecuencia. A nadie nos gusta que nos marquen errores, aunque en este caso no es un test ni algo tan superfluo como ver errores. Sino un método de aprendizaje atacando las zonas más débiles para salir fortalecidos.

 

Si tenemos preocupaciones, debemos atacarlas. Si, atacarlas sin temor, es el mejor camino para eliminarlas o mejor dicho, convertirlas en algo positivo.

El hecho de ser conscientes de nuestros actos con el objeto de identificar y buscar promover nuevas acciones que nos eviten persistir en actitudes poco productivas.

Sin un juicio de valor ni reprimenda. Estás solo contigo, disfruta de este momento de privacidad y sinceridad. ¡Es tuyo!

 

Avancemos,

Si vas siguiendo estas sencillas instrucciones que te comparto, también puedes estar pensando:

  • para qué hago esto? Incluso puedes llegar a pensar “pero este tipo me está haciendo sentir incómodo”….. bueno, es una posibilidad pero con un buen fin. Tranqui, no es más que una sensación momentánea.

 

Pongamos ahora un poco de sustento al trabajo de autoanálisis que te propongo:

Comencemos por el actor principal,  TU (recuerdas lo que decía en el post inicial (cap. 1: “Yo”):

 

Existen momentos en la vida en que uno se plantea hacer un análisis de su forma de ser, sus virtudes, sus falencias y particularmente, que debo hacer para conseguir eso que quiero, deseo, persigo. (En otras palabras, mi propia traducción de esto: che que estás haciendo? Ahhhh … Pues la estas cagando (vale, fastidiando)… Qué puedo hacer entonces?.

En realidad, creo que nunca persigo algo, solo quiero hacer cosas que me hagan sentir bien y si además me reditúan más cosas buenas, perfecto. ¿A quién no le gusta este resultado?

Muchas veces el primer punto de evaluación que tomamos como termómetro es fijarnos en ese objetivo no alcanzado. Algo muy parecido a una autopsia.

Pero no seamos drásticos, es solo una metáfora.

 

Hago esta analogía pues cuando uno se plantea analizar sus propios actos, lo que hacemos es trabajar con cosas que ya hicimos. Un análisis expos se suele decir.

Hechos que no podemos cambiar pero sí que podemos aprender de ellas. Siempre. A pesar que volvamos a caer una y otra vez en un mismo error. Con seguridad le pillaremos el punto y modificaremos alguna conducta que nos dará un resultado diferente. Eso es una certeza. Lo afirmo sin lugar a dudas.

 

Como comente genéricamente en el post anterior, la persona, el ser humano no es una máquina ni un robot. Sentimos y somos permeables con el contexto en que nos movemos y esto no debemos dejarlo en un segundo plano. Nuestras sensaciones juegan un papel fundamental en todo lo que hacemos.

 

Nuestros sentimientos y el estado de ánimo es un factor importantísimo en nuestra vida y obviamente no excluye al trabajo ni nuestra relación con los demás. No son compartimentos estancos, son parte del todo y aunque que no lo queramos, siempre influyen en nuestras decisiones y acciones. Disfrutamos, nos alegra, reímos y nos cabreamos con cada vivencia y situación a las que estamos sometidos.

 

La meta de realizar nuestro autoanálisis es reconocernos como personas sensitivas, con valores, anhelos y prioridades vitales. Luego vendrá el trabajo o lo que hagamos para sustentarse. De allí que pensemos en lo que hacemos, como lo hacemos y con qué herramientas y habilidades cuento.

 

“Debe ser un punto de partida que se convertirá en un modo de operar para disfrutar de los procesos de cambio por adaptación y no por imposición que siempre nos toca vivir. Evolucionamos. Tanto nosotros como el contexto”

 

Una cosa más:

¿Es correcto? Digo este procedimiento de auto analizarse….

Pues sí. No tengo la menor duda. Pero, ¿puedo obtener mejores resultados con otros métodos? También es posible. Yo te comparto este pues me ha dado siempre buenos resultados y a las personas con quienes trabajo, también.

La idea que intento transmitirte es que sea cual sea la forma que utilicemos para llegar a la solución de algo que nos preocupa, necesariamente debe comenzar con un proceso de análisis. Sencillo. Sin complicaciones ni complejidades.

 

Les propongo, al menos, otro mecanismo más:

Darle la vuelta a ese pensamiento negativo.

  • está comprobado que somos energía. Sin ponerme esotérico, ni tirando de bibliografía de autoayuda como el poder del sí o el pensamiento positivo, etc., es una excelente manera de plantearnos cualquier fase inicial de solución a algo que nos preocupa.

 

La preocupación puede ser generada por diversos motivos, no vale la pena listarlos, si es importante saber que si algo nos preocupa debemos ocuparnos de buscarle una solución y que esta solución sea viable. Pues no vale desear cosas que escapan a nuestra decisión o dependen de terceros. Soluciones nuestras y que no dependan de otros.

 

Piensa que el primero que debe intentar la solución eres tú. Luego si el contexto o tu entorno aporta, bienvenido! Este aporte que recibimos, muchas veces, se da por la propia reacción a nuestra acción  que generamos al intentar algo diferente para obtener soluciones.

 

Esa postura diferente, incluso puede ser darle la vuelta a un pensamiento negativo o pesimista. Por ejemplo: situaciones que analizamos y siempre comienzan con “esto siempre me sale mal….” “No sé qué hacer….”, “Estoy harto de que me digan que debo cambiar….”, “Para que voy a hacer algo si se que no lo solucionare….”, Y así puedo seguir con muchas más sentencias.

 

Volvamos a centrarnos en el ser. En ti mismo. En que eres y como haces las cosas. Puede haber muchos caminos pero todos confluyen en el mismo punto. Tu.

 

La mente es algo tan maravilloso como muchas veces impredecible en cuanto a reacciones se trata. Y nada mejor que intentar aprovechar el inmenso potencial que tiene para encontrar soluciones. Se trata de ayudarnos con algunas prácticas que nos faciliten meternos dentro de esta y promover que trabaje a nuestro favor y no como una carga adicional.

Ya iremos profundizando en este aspecto. Ahora, creo que con esta intro es suficiente.

Finalizando, resumen:

  • Hemos trabajado la base de la relajación (mental)
  • El auto análisis como herramienta
  • Algunos sencillos métodos prácticos de cómo iniciar el trabajo de introspección.
  • La relación natural con nuestro ser y lo que somos en todo momento.

 

Espero te haya aportado o despertado otra área de trabajo que te sea útil para avanzar hacia tu realización.

 

Se feliz. No como un deseo sino como una realidad que se construye desde tu persona. Tú eres la fuente de motivación que necesitas.

 

Gracias por compartirme tu tiempo. Bienvenidos todos tus comentarios.

Si te ha resultado interesante: compartelo por favor. (solo con pinchar en los botoncitos que hay debajo, esta hecho!)

Pregúntame lo que quieras o si quieres profundizar en algún aspecto. Estoy para escucharte.

Abrazo. Disfrutar.

La complejidad o sencillez de las relaciones humanas

Hoy les comparto una reflexión. Mientras disfruto de una grandiosas vacaciones en la tierra de mi mujer.

Sin tareas ni una lista de pasos a seguir. Solo mi punto de vista.

Por favor, disculpen el formato del post ya que aun no aprendí a editar correctamente en el iPad. Vamos allá! Avancemos.

Dividido en tres cuestionamientos:
Los pongo en situación:
Hace unos días, recibí la visita de uno de mis mejores amigos, a quien hacía mucho tiempo no veía. Además de hacerme inmensamente feliz,  estuvimos conversando sobre diversos temas, aunque uno en particular es el que hoy quiero compartirles.

¿Cómo influyen los amigos en la vida?

Continue reading “La complejidad o sencillez de las relaciones humanas”

Trilogía: Análisis, Planificación y Recursos

Cuantas veces no enfrentamos a este dilema: hay algo que me incomoda pero no sé qué es?

Pues, si estas pasando por esta sensación, te recomiendo que empieces por aclararte.

Como lo hago yo?

Repito una y otra vez un modelo. Me planteo las cosas siguiendo un simple esquema. Como lo digo en el titulo: análisis, planificación y recursos….. Siempre haciendo!! No esperando que las cosas sucedan.

Análisis de situación:

PREVIA

  • Escojo un momento de la semana, del día, la hora donde se que nada ni nadie me va a interrumpir.
  • Papel y lápiz para ir tomando mis notas.
  • Pongo algo de música tranquila.
  • Mentalízate que este es un proceso de mayor a menor detalle y que una vez que lo comienzas, el mismo te lleva adelante. Manos a la obra!

DURANTE:

  • Pienso en el contexto personal y profesional
    • Primero un breve repaso de mi situación actual: quienes forma parte, como me siento con cada una de estos personajes, que hago con ellos, que hacen estos por mi?
    • Identifico aquellos puntos que no están claros para profundizar en ellos
  • Profundizo. Entro al detalle:
    • Expongo, tipo redacción, lo que voy sintiendo de solo pensar en cada punto que señale. Lo primero que me sale. Al principio no tendrá mucho sentido pero ya lo tendrá. Paciencia.
  • Que quiero para mí: no me vale genéricos del tipo, ganar más dinero, dejar de discutir, sentirme realizado, la paz mundial, etc.
    • Hago foco en situaciones concretas que deseo, siento y quiero modificar.
      • Las resalto
    • Ataco el problema con ideas:
      • Confecciono un listado con todo lo que se me ocurre que debo hacer (YO en primera persona). Aquí, no pienso en que deberían hacer los demás o el contexto. Ya que no tengo incidencia ni control sobre ello directamente. No caigas en ese error. Te quitara tiempo y sobre todo energía.
        • Tip/Nota: si algo debe cambiar, el primer eslabón o el motor del cambio soy yo. Quizás, luego mi accionar afecte a terceros; pero el centro soy y seré siempre yo. No se trata de tercerizar la culpa.
      • Nuevamente, foco en los puntos que veo más significativos
        • Empiezo a desarrollarlos. Cómo? Pensando sobre cada uno de ellos en términos como:
          1. Esto qué sería? De que se trata?
          2. Lo identifico como una posible meta a conseguir. Entonces, veré que brecha o gap existe entre la situación actual y la deseada (ojo, no estoy hablando de tiempos. Solo de que cosas, tareas, aprendizaje/formación, hábitos, recursos, etc. Esas cosas que necesito para cambiar del estado 0 al estado 1 y al estado 2 y sucesivos (pensar como un proceso de cambio con tareas necesarias para avanzar).
        • Habiendo listado e identificado los temas que debo abordar, ahora sí, empiezo a pensarlo relacionándolo a tiempos.

CERRANDO EL PROCESO:

Una vez que tenemos identificada la meta y sus objetivos, con sus respectivos tiempos que insumen (lo que requiere cada objetivo para su concreción), estoy listo para etapa de planificación temporal general.

Hasta aquí este post. Avancemos.

Como siempre, bienvenidos tus comentarios. Seguimos en línea.