alma-cabo-nautico

Cuando saber soltar o dar el brazo a torcer…

Hoy les comparto un pequeño apunte. Unos Tips de negociación básica.

Cuántas veces nos ha pasado lo siguiente:

Nos enfrentamos a una situación que nos pone en tensión sea por trabajo o en una relación personal. Donde nos planteamos el problema, lo tenemos claro (o eso creemos), avanzamos y durante el proceso de solución, nos empezamos a sentir agobiados.

Pues no es nada del otro mundo, más bien es una condición natural que todos en ocasiones sentimos. Algunos más otros menos, pero el estado de incomodidad está ahí.

A pesar de contar con mucha información e incluso herramientas prácticas para actuar en la resolución de un problema o conflicto; lo sensación de no saber por dónde tirar en determinadas situaciones se nos presenta como el muro a flanquear.

Una primera reacción es imponernos a nosotros mismos no caer o profundizar en esta sensación y lo único que logramos es empeorarla. Y aquí, en ese estado, nos cuestionamos todo.

¿Donde prestar especial atención?

En el factor importante de todo conflicto o problema, las partes.

Si nosotros, los seres humanos, tenemos la divina capacidad de crear maravillas tanto como infiernos.

Por eso considero tan importante evitar las confrontaciones y si buscar el común entendimiento, dado que todos desconocemos el fin último del otro.

 

Que lo motiva, que le lleva a actuar de determinada manera.  Este será un próximo “Tip” que les compartiré, …. Si me lo piden.

En la comunicación sincera suele estar la solución una gran mayoría de las veces. Aunque también es verdad, que no se suele ser totalmente abierto y sincero cuando uno está negociando.

Primer Tip:

Una cosa es básica, todos debemos saber lidiar con los límites para encontrar puntos de encuentro y fabricar soluciones duraderas.

¿Pero qué pasa cuando después de aplicar ese último curso de negociación al que asistimos y en el que confiamos plenamente, no hay forma de conseguir nuestro objetivo?

Aquí es donde puede desatarse la tormenta perfecta de emociones. Un mix de negación, duda, ira, etc. Pero seguimos sin conseguir nuestro objetivo.

Considero que lo más útil en ese momento particular es tomarse un respiro y revisar nuestros pasos, por si hubiera alguna alternativa en la interpelación que no aplique.

Precisamente en este momento particular es cuando debo templar mis emociones y saber decidir incluso si la solución en realidad no se encuentra en dejar la negociación. Es decir, a lo que me refiero con soltar y dejar fluir.

De nada sirve la obstinación per se. Para mi es totalmente válido ser constante y persuasivo pero en determinadas ocasiones esas cualidades de nada sirven. Solo pueden cristalizar y alejar más las posiciones y cerrar definitivamente la puerta a cualquier acción posterior.

Segundo Tip:

Ser obstinado con inteligencia. Actuar con calma y consciente de los tiempos. Es más beneficioso dejar ir que retener y forzar una situación.

Resumen:

Hoy quería compartirles algunos concretos detalles que son parte de la negociación continua que todos llevamos a cabo desde que nos despertamos.

En situaciones donde vemos que nos estancamos y no se avanza, hay que saber parar, mirar, revisar y actuar.

2 Tips:

  • Conocer los límites que tú puedes controlar
  • Saber soltar a tiempo

Dar el brazo a torcer, no es una humillación. Así como saber soltar a tiempo y dejar ir a alguien, no es un fracaso. Son situaciones que se dan y de las cuales siempre aprendemos. O al menos eso intentamos.

Avancemos.

Hasta la próxima.

Como siempre, si en algo quieres profundizar, estoy a tu disposición al otro lado de línea. Contáctame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *