DIMENSIONES DEL SER (cap. 2): el tiempo para estar contigo mismo

Hace tiempo, procure hacer una introducción al concepto de iceberg.  Para ver de forma resumida y gráfica, las dimensiones de la persona. Cómo funciona El ser humano cuando se pone en acción para obtener resultados.

Te invito a que practiques un momento de reflexión, tomate unos minutos para ti. Si no puedes ahora, déjalo y vuelve cuando te sea posible. Es un ejercicio sencillo, que recomiendo “hacerlo” mucho mejor que solo leerlo.

Ok, avancemos. Inicialmente prueba con unos minutos. Para incorporar la mecánica, luego más. Primer Objetivo: que te escuches.

  • Aquí sería bueno que mientras lees, respires profundo y… conscientemente ve soltando el aire…. Si, así. Con tranquilidad y mucho más despacio, digamos a la mitad de velocidad que empleaste para inspirar y llenar los pulmones. Es muy fácil y una herramienta básica e inicial de relajación.

 

  • El objetivo es simple y único, que te sitúes en un momento de tranquilidad….. Ja!, a que es más sencillo de lo que te imaginas, digo, ponerte en situación.

Pues vamos, avancemos. Sigue así, presta atención a tu respiración…. Una, dos, tres, cuatro, cinco veces….Y…. Ahora a lo primero que se te ocurra……

 

¿Qué es lo primero que se te vino a la cabeza?

Esta idea que te vino a la cabeza, puede ser un punto de inicio que utilizaremos para el trabajo que te propongo. Identificar cuestiones que son importantes para ti y como trabajamos con estas.

Que tal, ¿funciona? …. Vamos hazlo! esquiva la pereza, sígueme la corriente y prueba. Ok?

 

Vamos al trapo. Prefiero evitar hablar mucho y si orientarte con pasos sencillos al ejercicio que te propongo:

  • Si ya tienes un tema, idea o cosa que se vino a tu mente, sigamos.
  • Sigamos, no nos vayamos de la situación, déjate llevar por la respiración relajada y piensa nuevamente en como TU te ves en cuanto al tema o asunto que se te haya venido a la cabeza en este primer ejercicio que te propongo.

Este momento es tuyo, presta atención a lo que TE ESTAS diciendo. De eso se trata, que hables contigo sin ruido ni distracciones externas.

 

¿Te has oído? Si es así, que es lo que más resuena en tu cabeza…….. No hace falta tomar nota. Solo detente un segundo en ello e identifica las cosas que resuenan en tu mente. (Que se reiteran o salen inmediatamente al focalizarlo en tu idea inicial).

 

En este post, procuro orientarte un paso más en el proceso de retrospección.

Siempre útil sea cual sea tu ocupación; y sumamente necesario para aprovechar tu tiempo.

Confío en que te sea práctico. (Si no me lo dices, please)

 

Sigamos trabajando en esta línea inicial. Segundo Objetivo: pensar en que te entusiasma, que deseas, o que te preocupa, cómo te ves ti mismo.

 

La finalidad de este ejercicio: evolucionar a través del propio descubrimiento personal.

Como: aprovechando el momento de auto-análisis e incorporando nuevas prácticas.

Detalle: ¡vamos! Sé que al principio cuesta sentarnos a conversar con nosotros….

 

Quizás porque creemos que no sirve de nada, que es una pérdida de tiempo o incluso que estamos locos ….. Que no sepamos cómo hacerlo….  Aunque también puede ser porque tememos lo que podamos decirnos a la cara….

Es curioso, pero esto suele pasar con mucha frecuencia. A nadie nos gusta que nos marquen errores, aunque en este caso no es un test ni algo tan superfluo como ver errores. Sino un método de aprendizaje atacando las zonas más débiles para salir fortalecidos.

 

Si tenemos preocupaciones, debemos atacarlas. Si, atacarlas sin temor, es el mejor camino para eliminarlas o mejor dicho, convertirlas en algo positivo.

El hecho de ser conscientes de nuestros actos con el objeto de identificar y buscar promover nuevas acciones que nos eviten persistir en actitudes poco productivas.

Sin un juicio de valor ni reprimenda. Estás solo contigo, disfruta de este momento de privacidad y sinceridad. ¡Es tuyo!

 

Avancemos,

Si vas siguiendo estas sencillas instrucciones que te comparto, también puedes estar pensando:

  • para qué hago esto? Incluso puedes llegar a pensar “pero este tipo me está haciendo sentir incómodo”….. bueno, es una posibilidad pero con un buen fin. Tranqui, no es más que una sensación momentánea.

 

Pongamos ahora un poco de sustento al trabajo de autoanálisis que te propongo:

Comencemos por el actor principal,  TU (recuerdas lo que decía en el post inicial (cap. 1: “Yo”):

 

Existen momentos en la vida en que uno se plantea hacer un análisis de su forma de ser, sus virtudes, sus falencias y particularmente, que debo hacer para conseguir eso que quiero, deseo, persigo. (En otras palabras, mi propia traducción de esto: che que estás haciendo? Ahhhh … Pues la estas cagando (vale, fastidiando)… Qué puedo hacer entonces?.

En realidad, creo que nunca persigo algo, solo quiero hacer cosas que me hagan sentir bien y si además me reditúan más cosas buenas, perfecto. ¿A quién no le gusta este resultado?

Muchas veces el primer punto de evaluación que tomamos como termómetro es fijarnos en ese objetivo no alcanzado. Algo muy parecido a una autopsia.

Pero no seamos drásticos, es solo una metáfora.

 

Hago esta analogía pues cuando uno se plantea analizar sus propios actos, lo que hacemos es trabajar con cosas que ya hicimos. Un análisis expos se suele decir.

Hechos que no podemos cambiar pero sí que podemos aprender de ellas. Siempre. A pesar que volvamos a caer una y otra vez en un mismo error. Con seguridad le pillaremos el punto y modificaremos alguna conducta que nos dará un resultado diferente. Eso es una certeza. Lo afirmo sin lugar a dudas.

 

Como comente genéricamente en el post anterior, la persona, el ser humano no es una máquina ni un robot. Sentimos y somos permeables con el contexto en que nos movemos y esto no debemos dejarlo en un segundo plano. Nuestras sensaciones juegan un papel fundamental en todo lo que hacemos.

 

Nuestros sentimientos y el estado de ánimo es un factor importantísimo en nuestra vida y obviamente no excluye al trabajo ni nuestra relación con los demás. No son compartimentos estancos, son parte del todo y aunque que no lo queramos, siempre influyen en nuestras decisiones y acciones. Disfrutamos, nos alegra, reímos y nos cabreamos con cada vivencia y situación a las que estamos sometidos.

 

La meta de realizar nuestro autoanálisis es reconocernos como personas sensitivas, con valores, anhelos y prioridades vitales. Luego vendrá el trabajo o lo que hagamos para sustentarse. De allí que pensemos en lo que hacemos, como lo hacemos y con qué herramientas y habilidades cuento.

 

“Debe ser un punto de partida que se convertirá en un modo de operar para disfrutar de los procesos de cambio por adaptación y no por imposición que siempre nos toca vivir. Evolucionamos. Tanto nosotros como el contexto”

 

Una cosa más:

¿Es correcto? Digo este procedimiento de auto analizarse….

Pues sí. No tengo la menor duda. Pero, ¿puedo obtener mejores resultados con otros métodos? También es posible. Yo te comparto este pues me ha dado siempre buenos resultados y a las personas con quienes trabajo, también.

La idea que intento transmitirte es que sea cual sea la forma que utilicemos para llegar a la solución de algo que nos preocupa, necesariamente debe comenzar con un proceso de análisis. Sencillo. Sin complicaciones ni complejidades.

 

Les propongo, al menos, otro mecanismo más:

Darle la vuelta a ese pensamiento negativo.

  • está comprobado que somos energía. Sin ponerme esotérico, ni tirando de bibliografía de autoayuda como el poder del sí o el pensamiento positivo, etc., es una excelente manera de plantearnos cualquier fase inicial de solución a algo que nos preocupa.

 

La preocupación puede ser generada por diversos motivos, no vale la pena listarlos, si es importante saber que si algo nos preocupa debemos ocuparnos de buscarle una solución y que esta solución sea viable. Pues no vale desear cosas que escapan a nuestra decisión o dependen de terceros. Soluciones nuestras y que no dependan de otros.

 

Piensa que el primero que debe intentar la solución eres tú. Luego si el contexto o tu entorno aporta, bienvenido! Este aporte que recibimos, muchas veces, se da por la propia reacción a nuestra acción  que generamos al intentar algo diferente para obtener soluciones.

 

Esa postura diferente, incluso puede ser darle la vuelta a un pensamiento negativo o pesimista. Por ejemplo: situaciones que analizamos y siempre comienzan con “esto siempre me sale mal….” “No sé qué hacer….”, “Estoy harto de que me digan que debo cambiar….”, “Para que voy a hacer algo si se que no lo solucionare….”, Y así puedo seguir con muchas más sentencias.

 

Volvamos a centrarnos en el ser. En ti mismo. En que eres y como haces las cosas. Puede haber muchos caminos pero todos confluyen en el mismo punto. Tu.

 

La mente es algo tan maravilloso como muchas veces impredecible en cuanto a reacciones se trata. Y nada mejor que intentar aprovechar el inmenso potencial que tiene para encontrar soluciones. Se trata de ayudarnos con algunas prácticas que nos faciliten meternos dentro de esta y promover que trabaje a nuestro favor y no como una carga adicional.

Ya iremos profundizando en este aspecto. Ahora, creo que con esta intro es suficiente.

Finalizando, resumen:

  • Hemos trabajado la base de la relajación (mental)
  • El auto análisis como herramienta
  • Algunos sencillos métodos prácticos de cómo iniciar el trabajo de introspección.
  • La relación natural con nuestro ser y lo que somos en todo momento.

 

Espero te haya aportado o despertado otra área de trabajo que te sea útil para avanzar hacia tu realización.

 

Se feliz. No como un deseo sino como una realidad que se construye desde tu persona. Tú eres la fuente de motivación que necesitas.

 

Gracias por compartirme tu tiempo. Bienvenidos todos tus comentarios.

Si te ha resultado interesante: compartelo por favor. (solo con pinchar en los botoncitos que hay debajo, esta hecho!)

Pregúntame lo que quieras o si quieres profundizar en algún aspecto. Estoy para escucharte.

Abrazo. Disfrutar.

Germinando un emprendedor: mis 7 puntos base

Growing pumpkin plantHoy quiero tocar un tema muy agradable, los momentos de libre pensamiento que solemos tener.

Esos instantes cuando queremos hacer algo distinto pero no terminamos de saber ni qué y mucho menos como. Solo vemos el fin: tener una vida diferente.

Mi idea no es descubrirles la verdad ni decirles que tengo las claves para hacerlo.

A priori, solo compartir mi punto de vista después de jugar este juego muchas veces en mi vida y ver cómo lo juegan otros. Procuro remarcar una serie de puntos, que creo, siempre viene bien tenerlos claro. Sin profundizar en detalles, para eso, me contactas y trabajamos puntualmente. Vamos allá.

 

1) ¿Que quiero?

¿Por qué o para que? ¿Esta es mi motivación o solo una forma de escapar de una situación determinada?

Estas deben ser las preguntas base que debes hacerte, luego hay más, eso está claro. Aunque estas preguntas son el cimiento, tu motivación para construir tu futuro. Te apoyas en lo que sabes y aprovecharas toda tu experiencia e incluso la inexperiencia o desconocimiento te será útil.

 

Pues te diría que la pregunta inicial es cuando menos peliaguda.

Ya que muchas veces hasta incluso cuando tenemos las ideas claras, nos asalta a la mente la duda. Aunque sin esa duda seriamos kamikazes. Por ello, siempre es útil para revalidarse y salir catapultados a nuestro objetivo. Sigue leyendo y te ayudare con sencillas pautas de trabajo:

 

2) Motivadores

Todo cambio se inicia generalmente por una insatisfacción, unos de los disparadores más usuales. Tomo este en este caso, como un punto de partida que nos mueve a pensar “que puedo hacer para mejorar esto”, …..“es todo lo que puedo hacer para vivir a gusto” y muchos etc… Quedaos con el hecho que siempre hay un disparador.

Es este el momento que debemos aprovechar: el mensaje que nos enviamos a nosotros mismos para mover el cul… Cuerpo, cuerpo.

 

3) La idea

Si nos disponemos a ver que debemos hacer, a priori, corremos dos peligros:

  • Que nos agobiamos y pasemos a dejarlo para otro momento
  • Qué nos obsesionamos tanto en buscar información que nos metemos en un sin parar de leer y buscar cuanto recurso haya en la web para hacer tal y cual cosa.

 

Ambos pueden ser nefastos y dinamitaran nuestra iniciativa que tan bien estaba surgiendo. Lo menciono pues es una realidad. Y pasa más de lo que quisiéramos.

“tenemos una idea o algo por el estilo y lo primero que debemos hacer es indagar si es una estupidez o puede haber algo de provecho” con cabeza y objetivo claro: indago que hay en el mundo.

 

4) Información y formación

Para ello, qué mejor que la web para ver que pasa en el mundo. Hasta aquí, perfecto. Obviamente, necesario para no desperdiciar tiempo.

Pero vayamos un paso más allá, lo digo como principal devorador de cuanta información o recurso gratuito haya para avanzar con alguno de mis proyectos, sencillamente,  ¡no lo hagas! –Bueno, no abuses-.

Ver información, indagar (relevar/chequear/consultar) qué hacen otros y cómo, por dónde van los tiros, ok. Pero pasarte horas y horas rizando el rizo, no es bueno. Terminará por empujarte al abandono. Ni llegarás a conocer lo que significa el término procrastinar…..

 

5) Coach

Ahora dicho lo anterior, reitero, si es necesario buscar, analizar e identificar quien puede ser tu modelo a seguir.

“Es excelente ser pionero pero no desestimes el gran valor que aportan esas personas que ya han recorrido el camino y están dispuestos a compartirlo”

 

Quién puede serlo

Te dejo unas pistas lógicas:

  1. Esa persona con quien sientes que conectas (feeling)
  2. Un especialista con quien puedes identificarte y te sientes cómodo en el tono con que comparte la mejor forma de adelantar, vamos, que te transmite una metodología y filosofía de ver las cosas que se alinea con tu objetivo y fortalece tu motivación.

En ese momento, es muy posible, estés frente a quien puede ser tu mentor.

La persona que te puede aportar valor y ayuda para avanzar salvando los errores más comunes (desde los de novato hasta los pro, incluso técnicos); en los que caerás casi con certeza y te llevaran fuera del rumbo que debes llevar para conseguir alcanzar tu destino.

Coaches hay infinidad, pero dar con el que sea de tu medida es la clave.

 

Cuidado, no quiere decir que tu solo no lo puedas hacer; lo señaló como una alternativa que bien vale la pena considerar.

Tiene muchos beneficios y solo un detalle, su precio. De todos modos estamos hablando de invertir en tu negocio. No será gasto sino una inversión que se aprovechara desde el inicio ya que el tiempo es invalorable. En resumen, inversión inteligente no necesariamente cuantiosa.

 

Buscar y seleccionar tu coach

Sigamos avanzando, unas pistas que pueden serte de utilidad en este punto. Quizás lo más rápido es eliminar por lo bajo o descartando perfiles tipo, quiero decir, te describiré una lista muy básica de cuáles NO, a saber:

  • los genios que se venden como si tuvieran poderes sobrenaturales para conseguir cosas. Estos No.
  • Las promesas “happy”. Les digo así a todos los postulados del tipo: tengo las claves del mercado y por tan solo unos dólares o euros, serán tuyas. Dudoso, pero No.
  • Éxito garantizado. Con mi modelo lo alcanzaras. No de raíz.
  • Los que te dicen, “cuidado! esto no es sencillo pero yo sé lo que tienes que hacer para ganar mucho dinero”. Oferta trampa.

Así podría seguir con muchas otras inteligentemente graciosas y diseñadas para cazarte. Aplicando a tu fibra emotiva o cuando menos simple avaricia.

Por otro lado, esto es lo bueno, si hay gente que la tiene muy muy muy clara y que se ha quemado las pestañas buscándole la vuelta (sobre todo errando y ajustando el rumbo) y está dispuesto a compartir contigo estructuras y un modelo de trabajo que le ha sido y es efectivo.

Obviamente con trabajo, pues nada se consigue sin ello (salvo embocar la combinación de la lotería que más dinero reparte).

Resumiendo:  trabajo, trabajo y más trabajo inteligente. Se traduce en logros, satisfacción y realización. La ides es ajustar tu método para disfrutar del tiempo mientras haces.

Ahora bien, continuando con la idea de que germine la semilla del emprendedor que todos llevamos dentro, si TODOS la tenemos en diferentes concentraciones en nuestro ADN, pasemos al siguiente paso.

 

6) Cuando y como

Otro dilema del ferviente emprendedor en potencia.

Cuando estaré listo para lanzarme al mercado, tengo todo lo que debo tener para no pegármela,…. y si me arruino….., si todo el esfuerzo resulta una pérdida de tiempo, …. de esta puedo salir empobrecido económica y emocionalmente….

“el temor no es malo pero la eterna duda no lleva a ningún sitio”

Por lo tanto, no lo terminaras de conocer hasta que te lances. Así de simple.

Por supuesto que no digo que seas un kamikaze (reitero). Pero tampoco busques la perfección de algo que aún no sabes cuál será su medida (de “perfección” digo).

Cayendo un poco en frases trilladas: Las oportunidades son esos trenes que pasan algunas veces en la vida, …. aunque….. para cogerlo debes estar con el equipaje listo (este final es de mi cosecha).

 

Tu equipaje no es más que lo que sabes, tu experiencia y lo que persigues, digamos, tu fondo de armario. Luego son complementos.

 

Resumen: cuando lanzarte: ahora. Empieza a construir y avanza. Como: haciendo. Planifica tu tiempo y fíjate límites con metas a conseguir. Organización y acción no hay formulas mágicas.

Para lo que te propongas siempre hay un inicio, una idea, luego una posibilidad ya que es lo que te gusta y para avanzar, hay que ir haciendo cosas. Incorporar conocimientos y herramientas que facilitarán tu avance pero siempre tendrás que hacer algo para conseguir resultados.

 

Por último, un aspecto también importante:

7) El cambio

Este suele generar muchos efectos en nosotros.

Procuro no ahondar en este lindo tema (uno de mis favoritos). Solo decirte:

Toda sensación, reacción o energía que te genere, procura canalizarla hacia lo que deseas. Suena bonito y fácil, pero sé muy bien que muchas veces no es así.

Tranquilo, es una reacción natural; tú enfoca una meta clara: Lo que quieres y anhelas para ti. Has foco. Siempre que sientas que divagas o que te estancas, regresa a este foco y retoma tu rumbo.

 

En cuanto al cambio, existe mucha biblio al respecto por lo tanto evito ahora profundizar, solo dejar claro que ante cualquier situación que salga de nuestro entorno seguro (digamos “confortabilidad”) tendemos a cagarnos (pasa más de lo que uno se cree). No obstante hay que sobrepasar este estadio.

Prueba con lo siguiente (una acción que suelo utilizar): posiciónate en la meta fijada. Visualízalo.

Haz tu propia reproducción mental de cómo te verías alcanzando tu meta. Vamos una imagen con detalles de tu nueva vida. Cuanto más detalles, más fijación por conseguirlo y disfrutarlo.

Como todo, luego le cogemos gusto y ya no hay quien nos detenga.

 

Corolario:

Como dije al principio del post, tomate tiempo para pensar y desarrollar la idea pero sin quedarte en meros planteos teóricos que jamás se llevan a cabo. (esto pasa y mucho).

Actuar con cabeza evitando querer cubrir todos los aspectos futuros posibles. Sencillamente porque no los conocerás. Si está bien minimizar la incertidumbre, pero hasta ahí.

 

Terminando

Hay muchas frases que ilustran estas situaciones, pero prefiero compartirte la mía:

Si lo sientes, hazlo.

 

Atrévete a pensar, soñar y pruébalo haciendo algo diferente. Lo peor que te puede pasar es que tengas otra anécdota para contar.

 

Y………

Como siempre, te invito a que me compartas tu opinión. Agradeceré ese momento que me dediques, así yo, sigo aprendiendo.

 

Por supuesto, si quieres preguntarme algo o profundizar en algún aspecto, ni lo dudes, hazlo.

No te venderé nada, te ofrezco dos horas de mi tiempo sin costo alguno. Me gusta lo que hago y si puedo aportar a tu idea, mejor.

 

Disfruta de todos los procesos. Son parte de tu vida.

alma-cabo-nautico

Cuando saber soltar o dar el brazo a torcer…

Hoy les comparto un pequeño apunte. Unos Tips de negociación básica.

Cuántas veces nos ha pasado lo siguiente:

Nos enfrentamos a una situación que nos pone en tensión sea por trabajo o en una relación personal. Donde nos planteamos el problema, lo tenemos claro (o eso creemos), avanzamos y durante el proceso de solución, nos empezamos a sentir agobiados.

Pues no es nada del otro mundo, más bien es una condición natural que todos en ocasiones sentimos. Algunos más otros menos, pero el estado de incomodidad está ahí.

A pesar de contar con mucha información e incluso herramientas prácticas para actuar en la resolución de un problema o conflicto; lo sensación de no saber por dónde tirar en determinadas situaciones se nos presenta como el muro a flanquear.

Una primera reacción es imponernos a nosotros mismos no caer o profundizar en esta sensación y lo único que logramos es empeorarla. Y aquí, en ese estado, nos cuestionamos todo.

Continue reading “Cuando saber soltar o dar el brazo a torcer…”

Cambio: herramienta por conocimiento

Hablare de forma práctica sobre un concepto fundamental.

El objetivo de este post es: brindarles una herramienta para procesar los cambios.

Situación:

Mucho podemos leer al respecto y con certeza nos encontraremos con los siguientes puntos en común, entre otros:

  • El cambio como oportunidad.
  • La actitud para avanzar con el proceso.

Hago hincapié solo en estos como base.

Desde mi punto de vista el cambio, es una condición asociada a la superación en todo ámbito.

  • Bien se trate de empresas, cualquiera sea su tamaño, relaciones interpersonales o solo el individuo en su afán de superación.

Me interesa focalizar en la persona, el núcleo del todo. Ya que somos la parte esencial y responsable principal  que las cosas sucedan.

El cambio como motor de la evolución

Continue reading “Cambio: herramienta por conocimiento”

Prioridad o No Prioridad, esa es la cuestión

Comencemos con una pregunta sencilla:

¿Qué significa para ti Prioridades?

Tod@s pasamos por este ejercicio en algún en al momento. Así que seguro tienes una respuesta.

 

Le doy una vuelta de rosca adicional. Otra pregunta.

¿Te da buen resultado la forma como las defines?

 

Algunas pistas (sin ánimo de conducir tu respuesta)

  • Sí. Consigo lo que me planteo.
  • Sí. Me resulta fácil identificar que es prioritario.

Muy bien. Si alguna de tus respuestas te hace dudar, continua leyendo lo que comparto a continuación.

Ahora, si tu respuesta es así de categórica.  También te invito a que sigas leyendo y me ayudes con tu opinión al final.

Vamos allá. Hablemos de prioridades

Les comparto mi punto de vista, que tiene un enfoque lógico y practico. Sin andarme con definiciones, hablare en términos tangibles.

Después de probar en carne propia infinidad de definiciones, modelos, clasificación, etc. llegue a la siguiente conclusión:

Una prioridad es sencillamente lo que nosotros nos proponemos como la meta más importante. Eso que deseamos conseguir.

Nota: has observado que subraye la palabra DESEAMOS. ¿Por qué lo hice? Superando la idealización de la meta. A la hora de definir que es prioritario, hablo siempre de cosas concretas y sobre las cuales puedo influir. Ojo, sin coartar mi deseo de superación ni dejar de proyectarme viviendo una situación de realización (cada uno se pone su cota, obvio).

pensar-hacer-sentir

Considero muy importantes las siguientes pautas:

Mi “lista de Nos”

  • No todo es prioritario
  • No todo es urgente

Verás que no es nada complejo pensarlo de esta manera.

  • Norma básica, evitar establecernos metas irreales que llevaran a prioridades aun menos reales. Me ahorro auto agobiarme.

Alguna vez te ha pasado decirte “es que tengo un montón de prioridades y no se por cual comenzar”…. Pues, paremos y replanteamos. Si es una prioridad, es de importancia numero uno.

  • Norma básica 2:
    • Podemos tener varias metas, pero prioridades unas pocas.
    • Ordenemos ideas y actuemos “paso a paso”. Esto nos evitará bloquearnos y que no hagamos nada. Que abandonemos antes de empezar.

Entonces, podemos verlo así:

Las prioridades son nuestros deseos tangibles. De allí que una prioridad pueda ser tan diversa como: mantener una situación o relación (mis hijos, mi pareja, mi trabajo). Asi como también puede ser modificar una situación (como me veo a futuro y que debo hacer para lograrlo).

Por esto mismo que las prioridades, usualmente, se traducen en metas; las cuales engloban objetivos. Estos objetivos se definen para cada área temática, función, tarea o actividad; que nos facilitará  llevar a cabo las acciones necesarias para conseguir esas metas.

  • Resumen: Meta. Objetivos. Acciones. Resultados.

 

Dejo algunos Tips

(No se me ocurre traducción. Yo los llamo así. Permitírmelo por favor)
  • Tip 1: una prioridad se identifica cuando la siento (sin misticismo ni esoterismo). Todo lo demás, serán tareas necesarias a completar.
  • Tip 2: regla que suelo utilizar para clasificar-las:
    califica como importante para mí y urgente cuando incluyen a terceros.
    – No quiero decir que estemos influenciados por las prisas o necesidades ajenas, pero algo parecido nos puede pasar.

Aplicado a una situación particular:

En la vida hay MOMENTOS que nos ponemos a revisar lo que estamos haciendo y hacia dónde vamos; y con el afán de darle sentido, comenzamos a fijar metas como si esta fuera la solución perfecta.

Estas expresiones de deseos, de donde quiero estar y como me veo allí. Es un ejercicio fundamental cuando queremos cambiar algo. Digamos condición necesaria pero no suficiente. Solo, resaltó dos detalles importantes:

  1. El planteo es necesario.
  2. Las acciones, su condición sine qua non para que las cosas ocurran.

Todo puede verse muy  bonito…. ¡en el papel!
Como el Excel, los números siempre salen bien.

Pero, ¿cómo lo llevo a la realidad?

  • Esa debe ser nuestra prioridad inicial: aprender a ordenarnos y luego avanzar.

 

Conclusión:

Establecer prioridades, es un ejercicio que debe unir: situación actual, situación deseada y mis sensaciones.

Por ello, una vez identificadas mis prioridades, debo completar con detalles.

Estos pueden ser:

  • Cuál es la estrategia a seguir
  • Definir objetivos
  • Que tácticas puedo emplear
  • Tiempos

En resumen: “que espero lograr”, “como” y “cuando”.

 

Si revisas en la web hay infinidad de métodos para trabajar las prioridades: por ej.: listarlas y clasificarlas (en importantes y urgentes, incluirles una columna con detalles, etc.), compararlas entre sí (cuando me estoy haciendo un lio y no se por dónde empezar), etc. Aunque para mí lo esencial es:

Se tu mismo.
Tú debes ser el centro de atención ya que todo lo demás serán consecuencias.
Tú eres el que las llevara a cabo.

Yo personalmente, no concibo la vida sin prioridades. Estaría vacio.

¿A ti que te parece?

Te invito a que me compartas TU punto de vista. O contáctame directamente si quieres que profundicemos en detalles. Ok? Gracias!

Avancemos. Siempre.